Blog

3Abril'13

Cuando la imaginación echa a volar


Gus
#PintandoPájaros      Diseño Gráfico, Surfinbird

Hace poco más de cuatro décadas, en un país lejano, ocurrió un acontecimiento trivial, pero a la vez especial y único, como fue la aparición de una nueva vida. 

Nada cambió; siguió saliendo y poniéndose el sol cada día, bandadas de aves siguieron migrando, realizando el mismo viaje como cada año. Sin embargo, un polluelo insignificante y minúsculo con una cabezonería y tozudez inusual comenzaba a modificar su entorno más cercano y, sobre todo, empezaba a forjar un cambio en lo más profundo de sí mismo… Siendo aún un joven pájaro, descubrió su pasión y su mejor cualidad, su desbordante imaginación y la forma de plasmarla: la ilustración. Infinidad de garabatos salían de él, rústicos, poco elaborados, que poco a poco fueron convirtiéndose en pequeñas obras de arte gracias a otra de sus características: la perseverancia. La revolución digital le produjo un impacto tremendo y un cambio radical, ya que le permitía hacer volar aún más su imaginación y continuar el perfeccionamiento  de su técnica. Las nuevas tecnologías permitieron dar vida a sus creaciones  aumentando las dosis de motivación creativa. Ya en la edad adulta, un nuevo acontecimiento llegaría a su vida: el descubrimiento de una bandada de pájaros tan singulares y creativos como él, con sus mismas aspiraciones, igual de tenaces, con idéntica alegría y empeño en hacer las cosas. Y es que lo mejor de pertenecer a una bandada es la capacidad que se adquiere para seguir aprendiendo de la interacción con los demás miembros de ese grupo, compartiendo conocimientos y aunando fuerzas para realizar un proyecto común. Ese polluelo, ahora PAJARRACO, sigue cambiando las cosas, pero sobre todo lo hace con alegría y con ilusión de saber que ahora vuela con otros pájaros y así se pueden superar mejor las dificultades.  





¿TE HA GUSTADO LA NOTICIA Y QUIERES COMPARTIRLA?:

comentarios